FELIZ NAVIDAD A TODOS MIS AMIGOS

… y los mejores deseos para que mejoren los que no lo sean y que las disfruten POR TODO LO ALTO sin olvidar a los de abajo que quizá no puedan disfrutarla de igual forma.
Luz y Amor para todos en el inicio del Baktum XIV del calendario maya, en la entrada absoluta en la Epoca de Acuario y, en el inicio del 2013, un buen año para todos.
Año Nuevo recordando el 17 de mayo de 1979Fue un día en el que, a pesar de lo tortuoso que resultó en ese momento, visto desde hoy, estoy seguro de que fue el día en que tomé la mejor decisión de mi vida.
Gracias a ese día tuve la oportunidad de construir la mejor familia que pude con mis escasos conocimientos porque cuando me casé no me entregaron el “Manual para lograr un matrimonio perfecto”.
Luego llegaron dos hijos muy deseados que también vinieron sin el “Manual de ¿cómo criar un hijo para hacer de él la mejor persona que pueda ser en su vida?” Así que educarlos resultó muy difícil y, pese a haber cometido toda clase de errores (por la falta de Manual, pienso yo) han resultado ser dos de las mejores personas que conozco y sé que eso piensan igualmente su familia ampliada y el muy extenso grupo de personas a las que tratan, conocen y, muchas veces, se convierten en sus amigos.
Pese a no haber sido nunca una persona perfecta y de ha haber cometido todos los errores que alguien haya logrado cometer en su vida y, al menos, noventa por ciento más -porque cuando nací me dieron una nalgada para que respirara y llorara, pero no me dieron el “Manual para construirse una vida perfecta- he logrado seguir siempre los dictados de mi corazón, no pocas veces contrarios a los de mi cerebro, y he vivido la vida que mejor he aprendido a crear a fuerza de aplicar el principio de “prueba y error”.
Sé que eso puede haberle resultado bastante difícil a algunos de los que me conocen, porque generalmente, esperaron que yo actuara de modo diferente a cómo actúe en muchos casos.
Sólo puedo decir en mi defensa, que siempre creí estar haciendo lo mejor, porque eso era realmente lo mejor que yo había aprendido a hacer en cada uno de esos momentos. Lo sé por qué he tenido que aprender múltiples cosas para alcanzar a ser la persona que hoy soy y, además, porque mi madre me confesó que al nacer yo, tampoco le dieron el famoso Manual” y ella, y el resto de mis formadores me criaron de la mejor que tuvieron y me enseñaron como pudieron en su momento, porque yo ser una persona amada por cada uno de ellos y la vida se ha encargado de demostrámelo de muchas maneras.
Mis padres no eran “Académicos en Educación Infantil”, aunque -a pesar de las distancias que nos separaron durante la mayoría de los años de mi vida- buscaron darme lo que creían mejor para mí y eso me resultó muy útil, porque me enseñó que en la vida has que dar a cada persona lo mejor que tienes y has de hacerlo sin esperar que la persona tenga que devolverte o “pagarte” lo dado por ti de ninguna manera.
Por eso he tratado de dar siempre lo mejor que he tenido y lo mejor que he aprendido en esta ya larga vida mía, sin esperar que nadie tenga que sentirse obligado conmigo por eso.
Yo lo he hecho de muchas maneras distintas, porque para llegar a ser la persona que HOY soy he tenido que DEJAR DE SER TODAS las otras personas que he sido -sin arrepentirme de NADA de lo que cada uno de esos YO QUE FUI y que YA NO SOY hayan hecho en su existencia, porque hicieron posible que llegara a ser EL QUE SOY HOY: distinto, más viejo, quizás un tanto más sabio o más paciente, pero seguro más humilde. Por todo ello he tenido que conservar DENTRO de mi todo lo que cada uno de esos yo ME ENSEÑARON en cada momento en que fui uno de ellos.
Aunque soy otro nuevo hoy y espero todavía ser algunos más también diferentes al que soy -y espero que mejores- guardo CON AMOR dentro de mí CADA UNO DE ESOS QUE FUI CON TODOS SUS ERRORES y los asumo en ESTE HOMRE NUEVO que cada uno de ellos ha formado.
Hay otros cuatro hijos en mi vida, de los que he hablado poco, pero a los que he amado mucho y que me han hecho muy feliz a pesar de no haber vivido conmigo muchos años.
Con cada una de sus vidas, he sufrido (como ellos) la separación de mi padre, he (debo admitirlo) llorado su ausencia cuando creí no tener su amor y con ellos, en sus gestos sencillos, en sus momentos de felicidad, en cada uno de sus logros, he aprendido a entender al amor que por mí tuvo mi padre aunque estuvo , casi siempre, separado de mí. Esa enseñanza que me reconcilia con quien me dio la vida que he logrado fabricar pasando por encima y dejando detrás mis muchos errores y mis grandes momentos de infelicidad por su ausencia, esa ENSEÑANZA repito (a la que no renuncio) se las debo a ellos. Como les debo que me hayan permitido ayudarlos cuando ha sido necesario, me hayan mostrado como lograr apartar de mi el ego, destructor orgullo y me hayan permitido aprender a ser humildemente agradecido de la vida por haberme permitido ser (pese a todo) parte de la suya y de los suyos para que pudiera aprender “que el amor lo da todo, más allá de las acciones y de la distancia y que no exige ningún pago por lo que da”.
No puedo terminar esta nota sin reconocer que la persona que unió su existencia con la mía, siendo una adolescente, me enseñó que mi vida podía ser distinta, plena, y, que AUNQUE NUNCA sería perfecta como en las películas, podíamos lograr entre los dos que fuera feliz si estábamos preparados y listos para hacerla viviendo “un único día feliz” pero cada día.
Ella me hizo creer que sin esfuerzo fabricaba –especialmente para mi- los días uno a uno con sus amaneceres y atardeceres agregados sin costo adicional.
Pese a las diferencias comunes de todo matrimonio hemos logrado disfrutar doce mil cuarenta y cinco días entre los dos, muchos de ellos especialmente felices. En esos días están incluidos los días libres por vacaciones, licencias, de maternidad, enfermedades, guerras y prisiones. Todos estos más de doce mil días -a pesar de las dificultados que hayamos tenido alguno de ellos- han sido días felices gracias (más que todo) a su dedicación para que lo fueran. Puedo asegurar, sin temor a engaño alguno- que ella nunca tuvo un “Manual…” escondido.
Ella me enseñó muchas cosas y yo pude enseñarle algunas otras. Ninguno tenía uno de esos “manuales para lograr la perfección en siete días”, pero ambos queríamos hacer una familia y “ese día no nos miramos a los ojos y nos juramos amor eterno”. Ese día, 17 de mayo de 1979, miramos los dos hacia un mismo lugar en la distancia: en sitio donde nos esperaba el objetivo de nuestras vidas. Y sin palabras grandilocuentes nos “juramos perseguir nuestros objetivos PERSONALES Y COMUNES juntos, procurando vivir sólo “un día feliz” cada día de la vida que entonces nos parecía un futuro lejano.
Por eso TODA LA FAMILIA que logramos celebra ese primer día en el que “no nos miramos a los ojos con amor, sino a lo lejos, hasta hoy y más allá donde sabíamos que estaba el objetivo de nuestros corazones” y no dimos ninguna importancia a la opinión distinta que pudieran tener los demás, gracias a Dios.
En ocasiones me pongo a pensar en cómo pudieran haber sido estos 12,045 días si yo hubiera nacido con “manual” y mis padres hubieran vivido junto a mí, educándome según el “manual” y al casarnos nos hubieran dado a cada uno un “manual” y siguiendo sus instrucciones hubiéramos tenido los hijos por “manual”… y entonces me sonrío porque no puedo hacerme a idea de que todo hubiera sido mejor “siguiendo los manuales” y pienso que no hubiéramos tenido una vida mejor, sino más aburrida y, sobre todo, no hubiéramos tenido esta “VIDA HECHA A MANO”, fabricada por nosotros dos por el método de “prueba y error”.
Les aseguro que, cuando el final se nos muestra más cerca, uno se siente muy SATISFECHO de haberla hecho sólo, día a día y asombrado de que pese a no saber nada al comenzar, ahora resulte que es LA NUESTRA y que nos ha quedado bastante bien hecha para haber sido fabricada por aficionados que en portugués se dice “amador”.NOTA ESPECIAL A LAS NUEVAS PAREJAS: no sigan consejos de nadie, cierren el corazón a los agoreros, no se miren a los ojos únicamente y no busquen ningún “manual”, la práctica me ha convencido de que tienen que ser una mierda porque no puede haber manual para cada una de las cosas que suceden en la vida de una única persona, multipliquen esta opinión por dos y sabrán lo que pienso de la utilidad de un “manual de parejas” (ciertas religiones hasta dan cursos previos a las parejas antes del matrimonio). A menos que desaparezca el papel sanitario por alguna razón no le veo uso a ningún manual y nunca di un curso para vivir.

MI RECOMENDACION PRACTICA: “vivan un sólo día feliz” y recuerden repetirlo cada uno de los días siguientes.
S.M.

Foto: Año Nuevo recordando el 17 de mayo de 1979</p><br />
<p> Fue un día en el que, a pesar de lo tortuoso que resultó en ese momento, visto desde hoy, estoy seguro de que fue el día en que tomé la mejor decisión de mi vida.<br /><br />
   Gracias a ese día tuve la oportunidad de construir la mejor familia que pude con mis escasos conocimientos porque cuando me casé no me entregaron el "Manual para lograr un matrimonio perfecto".<br /><br />
   Luego llegaron dos hijos muy deseados que también vinieron sin el "Manual de ¿cómo criar un hijo para hacer de él la mejor persona que pueda ser en su vida?" Así que educarlos resultó muy difícil y, pese a haber cometido toda clase de errores (por la falta de Manual, pienso yo) han resultado ser dos de las mejores personas que conozco y sé que eso piensan igualmente su familia ampliada y el muy extenso grupo de personas a las que tratan, conocen y, muchas veces, se convierten en sus amigos.<br /><br />
  Pese a no haber sido nunca una persona perfecta y de ha haber cometido todos los  errores que alguien haya logrado cometer en su vida y, al menos, noventa por ciento más -porque cuando nací me dieron una nalgada para que respirara y llorara, pero no me dieron el "Manual para construirse una vida perfecta- he logrado seguir siempre los dictados de mi corazón, no pocas veces contrarios a los de mi cerebro, y he vivido la vida que mejor he aprendido a crear a fuerza de aplicar el principio de "prueba y error".<br /><br />
   Sé que eso puede haberle resultado bastante difícil a algunos de los que me conocen, porque generalmente, esperaron que yo actuara de modo diferente a cómo actúe en muchos casos.<br /><br />
  Sólo puedo decir en mi defensa, que siempre creí estar haciendo lo mejor, porque eso era realmente lo mejor que yo había aprendido a hacer en cada uno de esos momentos. Lo sé por qué he tenido que aprender múltiples cosas para alcanzar a ser la persona que hoy soy y, además, porque mi madre me confesó que al nacer yo, tampoco le dieron el famoso Manual" y ella, y el resto de mis formadores me criaron de la mejor que tuvieron y me enseñaron como pudieron en su momento, porque yo ser una persona amada por cada uno de ellos y la vida se ha encargado de demostrámelo de muchas maneras.<br /><br />
    Mis padres no eran "Académicos en Educación Infantil", aunque -a pesar de las distancias que nos separaron durante la mayoría de los años de mi vida- buscaron darme lo que creían mejor para mí y eso me resultó muy útil, porque me enseñó que en la vida has que dar a cada persona lo mejor que tienes y has de hacerlo sin esperar que la persona tenga que devolverte o “pagarte” lo dado por ti de ninguna manera.<br /><br />
   Por eso he tratado de dar siempre lo mejor que he tenido y lo mejor que he aprendido en esta ya larga vida mía, sin esperar que nadie tenga que sentirse obligado conmigo por eso.<br /><br />
   Yo lo he hecho de muchas maneras distintas, porque para llegar a ser la persona que HOY soy he tenido que DEJAR DE SER TODAS las otras personas que he sido -sin arrepentirme de NADA de lo que cada uno de esos YO QUE FUI y que YA NO SOY hayan hecho en su existencia, porque hicieron posible que llegara a ser EL QUE SOY HOY: distinto, más viejo, quizás un tanto más sabio o más paciente, pero seguro más humilde.  Por todo ello he tenido que conservar DENTRO de mi todo lo que cada uno de esos yo ME ENSEÑARON en cada momento en que fui uno de ellos.<br /><br />
   Aunque soy otro nuevo hoy y espero todavía ser algunos más también diferentes al que soy -y espero que mejores- guardo CON AMOR dentro de mí CADA UNO DE ESOS QUE FUI CON TODOS SUS ERRORES y los asumo en ESTE HOMRE NUEVO que cada uno de ellos ha formado.<br /><br />
 Hay otros cuatro hijos en mi vida, de los que he hablado  poco, pero a los que he amado mucho y que me han hecho muy feliz a pesar de no haber vivido conmigo muchos años.<br /><br />
   Con cada una de sus vidas, he sufrido (como ellos) la separación de mi padre, he (debo admitirlo) llorado su ausencia cuando creí no tener su amor y con ellos, en sus gestos sencillos, en sus momentos de felicidad, en cada uno de sus logros, he aprendido a entender al amor que por mí tuvo mi padre aunque estuvo , casi siempre, separado de mí. Esa enseñanza que me reconcilia con quien me dio la vida que he logrado fabricar pasando por encima y dejando detrás mis muchos errores y mis grandes momentos de infelicidad por su ausencia, esa ENSEÑANZA repito (a la que no renuncio) se las debo a ellos. Como les debo que me hayan permitido ayudarlos cuando ha sido necesario, me hayan mostrado como lograr  apartar de mi el ego, destructor orgullo y me hayan permitido aprender a ser humildemente agradecido de la vida por haberme permitido ser (pese a todo) parte de la suya y de los suyos para que pudiera aprender "que el amor lo da todo, más allá de las acciones y de la distancia y que no exige ningún pago por  lo que da".<br /><br />
   No puedo terminar esta nota sin reconocer que la persona que unió su existencia con la mía, siendo una adolescente, me enseñó que mi vida podía ser distinta, plena, y, que AUNQUE NUNCA sería perfecta como en las películas, podíamos lograr entre los dos que fuera feliz si estábamos preparados y listos para hacerla viviendo "un único día feliz” pero cada día.<br /><br />
   Ella me hizo creer que sin esfuerzo fabricaba –especialmente para mi- los días uno a uno con sus amaneceres y atardeceres agregados sin costo adicional.<br /><br />
    Pese a las diferencias comunes de todo matrimonio hemos logrado disfrutar doce mil cuarenta y cinco días entre los dos, muchos de ellos especialmente felices.  En esos días están incluidos los días libres por vacaciones, licencias, de maternidad, enfermedades, guerras y prisiones. Todos estos más de doce mil días -a pesar de las dificultados que hayamos tenido alguno de ellos- han sido días felices gracias (más que todo) a su dedicación para que lo fueran. Puedo asegurar, sin temor a engaño alguno- que ella nunca tuvo un "Manual..." escondido.<br /><br />
    Ella me enseñó muchas cosas y yo pude enseñarle algunas otras. Ninguno tenía uno de esos "manuales para lograr la perfección en siete días", pero ambos queríamos hacer una familia y "ese día no nos miramos a los ojos y nos juramos amor eterno".  Ese día, 17 de mayo de 1979, miramos los dos hacia un mismo lugar en la distancia: en sitio donde nos esperaba el objetivo de nuestras vidas. Y sin palabras grandilocuentes nos "juramos perseguir nuestros objetivos PERSONALES Y COMUNES juntos, procurando vivir sólo "un día feliz" cada día de la vida que entonces nos parecía un futuro lejano.<br /><br />
  Por eso TODA LA FAMILIA que logramos celebra ese primer día en el que "no nos miramos a los ojos con amor, sino a lo lejos, hasta hoy y más allá donde sabíamos que estaba el objetivo de nuestros corazones" y no dimos ninguna importancia a la opinión distinta que pudieran tener los demás, gracias a Dios.<br /><br />
   En ocasiones me pongo a pensar en cómo pudieran haber sido estos 12,045 días si yo hubiera nacido con "manual" y mis padres hubieran vivido junto a mí, educándome según el "manual" y al casarnos nos hubieran dado a cada uno un "manual" y siguiendo sus instrucciones hubiéramos tenido los hijos por "manual"… y entonces me sonrio porque no puedo hacerme a idea de que todo hubiera sido mejor "siguiendo los manuales" y pienso que no hubiéramos tenido una vida mejor, sino más aburrida y, sobre todo, no hubiéramos tenido esta “VIDA HECHA A MANO", fabricada por nosotros dos por el método de "prueba y error".<br /><br />
   Les aseguro que, cuando el final se nos muestra más cerca, uno se siente muy SATISFECHO de haberla hecho sólo, día a día y asombrado de que pese a no saber nada al comenzar, ahora resulte que es LA NUESTRA y que nos ha quedado bastante bien hecha para haber sido fabricada por aficionados que en portugués se dice “amador”.</p><br />
<p>NOTA ESPECIAL A LAS NUEVAS PAREJAS: no sigan consejos de nadie, cierren el corazón a los agoreros, no se miren a los ojos únicamente y no busquen ningún "manual", la práctica me ha convencido de que tienen que ser una mierda porque no puede haber manual para cada una de las cosas que suceden en la vida de una única persona, multipliquen esta opinión por dos y sabrán lo que pienso de la utilidad de un "manual de parejas" (ciertas religiones hasta dan cursos previos a las parejas antes del matrimonio). A menos que desaparezca el papel sanitario por alguna razón no le veo uso a ningún manual y nunca di un curso para vivir.</p><br />
<p>MI RECOMENDACION PRACTICA: "vivan un sólo día feliz" y recuerden repetirlo cada uno de los días siguientes.<br /><br />
S.M.
Anuncios

Acerca de roalsam

Editor de América Latina - El Nuevo Herald Escritor y director de Radio y TV - ICRT, Cuba Dramaturgo - Instituto Superior de Arte, Cuba Director de TV, Instituto Cubano de Radio y TV Periodista, reportero y director para la radio y TV cubana Profesor de dramaturgia y dirección de radio y TV, Cuba
Esta entrada fue publicada en CUBA, Cultural, Cultural, MIAMI-CUBA, MUSICA CUBANA, Política, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s